lunes, 15 de febrero de 2016

BOLIVAR Y LA CIUDAD DE SU NOMBRE


Cuando Simón Bolívar nació en Caracas el 24 de julio de 1783, la única ciudad venezolana que hoy ostenta su nombre apenas tenía 19 años y dos meses de haber sido fundada o, lo que es mejor,  trasladada desde más abajo de las bocas del Caroní a la parte más angosta del Orinoco.

         Antonio de Pereda Lascanotegui, quien después fue de la Nueva Andalucía, era el gobernador de la provincia de Guayana que para el año del natalicio del Padre de la Patria dependía de la Capitanía General de Venezuela mandada por Luis Unzuca y Amezaga.
         Su Capital que para la fecha se llamaba Nueva Guayana en la Angostura del Orinoco, se circunscribía a siete calles: La Muralla o Calle Real del Orinoco, Paciencia o Infante, de la Iglesia o La Laguna, Principal o de las Delicias, de la Candelaria o San Cristóbal, de la Tumbazón y la calle Nueva.  Además existían los barrios El Suspiro y El Retumbo o San Francisco.  En total la ciudad tenía 700 casas, 3 mil labranzas y 1.513 habitantes, de los cuales 455 eran blancos, 449 negros, 363 zambos y mulatos y 246 indios puros.  Entre los habitantes había un ciudadano de nombre Pedro Bolívar, que no se ha aclarado si tenía algún parentesco con los padres del Libertador, pero que se hizo importante al ser reconocido como fundador de Caicara del Orinoco.
         Para 1783, Angostura aún no disponía de una Iglesia.  Esta se hallaba en plena ejecución y aun el 20 de mayo de 1790 cuando el Papa Pío VI la elevó a la categoría de Catedral no estaba concluida y formaba parte del entorno de la Plaza Mayor junto con las casas de los Gobernadores y de la Real Hacienda, la Casa Parroquial y el Colegio de Latinidad y primeras letras.  Dos Fuertes, el San Gabriel, bis a bis con el San Rafael en Soledad, guardaban el paso del río.
Tenía la capital provincial comercio libre con los puertos de Andalucía y Cataluña en España y el comercio marítimo y fluvial se hacía en goletas, bergantines, balandras y otros tipos de embarcación menor.
         Bolívar, procedente de Barcelona, llegó a Guayana por primera vez el 4 de abril de 1817 y fue recibido por el general Manuel Piar en el desembarcadero de El Jobito.  Piar se hallaba en el Paso de Caruachi con el grueso del ejército en movimiento hacia San Félix donde se daría siete días después la batalla de Chirica.
         Después de su entrevista con Piar, Bolívar se dirige de regreso a El Juncal, cerca de Barcelona, donde había establecido su cuartel.  Se entera del desastre de la Casa Fuerte, pero también de la victoria de San Félix.  Ante esta situación no le queda otra alternativa que volver al Orinoco por la Boca del Pao para asumir la dirección de la campaña de Guayana.  Instala su Cuartel General en el otro Juncal, el de Guayana, a legua y media de Angostura y el 16 de mayo, en carta dirigida al coronel Leandro Palacios, le dice: "La victoria que ha obtenido el general Piar en San Félix, es el más brillante suceso que hayan alcanzado nuestras armas en Venezuela... Ahora, más que nunca, debemos confiar en la fortuna, ya que empezamos la restauración de Venezuela por donde debemos: por el Orinoco y por los Llanos..."
Luego Bolívar estuvo movilizándose de una parte a otra de la provincia de Guayana: San Miguel, San Félix y Casacoima desde donde dirigió el Sitio de Angostura al frente del cual estaba el general José Francisco Bermúdez, quien entró en ella el 17 de julio de 1817, luego que fue abandonada por sus ocupantes.
         Bolívar visitó por primera vez la ciudad de Angostura el 11 de agosto de 1817 procedente de los castillos de Guayana La Vieja y 24 días luego de levantado el sitio que los patriotas le montaron a la resistencia del general Miguel La Torre y gobernador Fitz Gerald.  La capital había quedado prácticamente sola porque hasta el obispo de la diócesis monseñor Ventura y Cabello se había sumado a la huida de casi toda la población civil y  del hambriento y destartalado ejército realista.
         Vivió aquí Bolívar nueve meses y medio aproximadamente con unas cinco interrupciones a causa de su presencia en las campañas del centro y Nueva Granada.  Su permanencia más larga sin ausencias duró 4 meses y 19 das, desde el 5 de junio al 24 de octubre de 1818. Durante ese tiempo Bolívar residió (1817) con su Estado Mayor en el Colegio de primeras letras de donde también despachaba, presenció y firmó la sentencia a muerte de Piar. Luego la desocupó para que se instalase y deliberara allí el Congreso de la República.  A posteriori habitó  la casa No. 27 de la calle Igualdad y finalmente desde 1818 la casa del morichal de San Isidro, donde se dice que redactó su Mensaje al Congreso así como el proyecto de constitución centralista.
         Bolívar se ausentó definitivamente de Angostura la noche de Navidad, 24 de diciembre de 1819, justamente a la semana de haberse creado la República de Colombia.
         En su edición 46, el  Correo del Orinoco reseña la última estada de Bolívar en Angostura  y habla de un convite y baile que los extranjeros le obsequiaron el día 19.
"Al anochecer de este día -  dice el Correo - se ha separado de nosotros el Presidente de Colombia, que parece que sólo se halla en su lugar cuando est  frente del enemigo.  En la corta estación que ha hecho aquí, ha estado casi exclusivamente ocupado de los negocios públicos; y todos los ramos de la administración han recibido con su presencia mayor vigor.  Sólo una vez se le vio desprenderse de tan importantes y penosos trabajos por complacer a los que a porfía  querían obsequiarlo, y esta excepción era debida a los extranjeros que habiendo identificado su suerte con la nuestra, deseaban manifestar al digno Presidente de Colombia su adhesión y reconocimiento y el precio en que lo estiman.  Prepara base el 25 la publicación de la Ley Fundamental que constituye a Colombia.  Él nos había dicho que esta Unión fue por mucho tiempo el objeto principal de sus votos, y se habría complacido en ser testigo de la Promulgación de la Ley; mas hay todavía enemigos dentro del territorio, y prefirió irlos a buscar.  Su entrada aquí se asemeja a la del Padre que vuelve después de larga ausencia al seno de su familia.  Su salida a la del hijo querido que se arranca de los brazos de los suyos para emprender una marcha larga, penosa y llena de peligros".
Bolívar siguió el curso de la discusión y aprobación de la Ley Fundamental de la Gran Colombia por parte del Congreso de Angostura, pero no pudo estar para el acto de su promulgación, el cual se produjo el 25, es decir, al siguiente día de su ausencia.
         Esta Ley que reúne en una sola las provincias de Venezuela y de la Nueva Granada, establece en su artículo 7o. "Una nueva Ciudad que llevará  el nombre del Libertador Bolívar, sea  la capital de la República de Colombia.  Su plan y situación será determinado  por el primer Congreso General, bajo el principio de proporcionarla a las necesidades de los tres Departamentos y a la grandeza a que este opulento país está destinado por la naturaleza".
         Esta disposición fue ratificada por la Constitución de Cúcuta sancionada el 8 de octubre de 1821, pero la nueva ciudad nunca se dio. Surgió en su honor, por compensación, seis años más tarde, una nueva República derivada de su nombre: Bolivia. Tras haber el Libertador dividido  las provincias del Perú, el Congreso que se instaló bajo su autoridad, instituyó que la nueva nación creada por la desmembración del antiguo imperio de los Incas.
         Para 1843, en Venezuela no había pueblo, villa, ciudad ni provincia que llevara el nombre de Bolívar; en cambio, la capital del condado de Hardiman en el Estado de Tenesse había sido bautizado con el nombre de Bolívar y el nombre de Riobamba, capital de la provincia del Chimborazo, en Ecuador, había sido sustituido por el de Ciudad Bolívar.
         En ese año de 1843, 19 de enero, el gobernador de Guayana, Ramón Burgos y Monseñor Mariano Talavera y Garcés, Vicario apostólico de la Diócesis de Guayana, encabezaron una lista de ciudadanos que se dirigieron al Congreso de la República solicitándole cambiar el nombre de Angostura por el de Ciudad Bolívar, para eternizar de tal modo la memoria del Libertador en virtud de que Angostura fue la cuna de la independencia y porque desde ella Bolívar inició su época más gloriosa y obtuvo los recursos para libertar a la Nueva Granada y el resto de Venezuela.
El Congreso de la República acogió la solicitud tres años después y en tal virtud decretó  que la ciudad de Angostura, capital de la Provincia de Guayana, se denominara Ciudad Bolívar, "dándosele este nombre en todos los actos oficiales y particulares".
Dicho Decreto, dado el 30 de mayo de 1846, lo suscriben Rafael Enríquez, por el Senado y Pedro José Rojas, por la Cámara de Representantes.  El Presidente de la República, Carlos Soublette, le puso él, ejecútese al día siguiente y en Angostura tuvo efecto el 24 de junio, aniversario de la Batalla de Carabobo.
         Este homenaje al Libertador se reforzó en 1867 con la conversión de la Plaza Mayor en Plaza Bolívar según decreto del Presidente del Estado de Guayana, Juan Bautista Dalla Costa, y para lo cual hubo que erigirle una estatua pedestre de bronce vaciada en Italia, copia de la realizada para la Plaza de Bogotá  por Pedro Tenerani en 1846. La estatua de Ciudad Bolívar, costeada por el pueblo a base de contribuciones especiales, fue inaugurada el 28 de octubre de 1869 y está  montada sobre un pedestal de mármol.
         Monumentos al Libertador en Venezuela se conocían hasta entonces sólo dos: uno de mármol decretado por el Congreso Nacional, obra de Tenerani, inaugurado en la Catedral de Caracas, Capilla de la Santísima Trinidad, el 28 de octubre de 1851 y la estatua pedestre de mármol de la Plaza principal de Maracaibo decretada e inaugurada en 1867 por el general Jorge Sutherland, presidente del Estado Zulia, y la cual por desperfectos fue desmontada en 1872.
         Desde 1846 Ciudad Bolívar fue capital, primero del Estado de Guayana, luego de la llamada Sección Guayana y desde el comienzo del siglo XX, tiempo de Cipriano Castro, capital del Estado Bolívar, nombre que también se le dio a la entidad federal más grande de la división territorial del país para que el homenaje al hombre que nació un 24 de julio de 1783, fuese total.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada