viernes, 22 de enero de 2016

MUSEO HISTÓRICO DE GUAYANA

  
         El Museo Histórico de Guayana tiene su antecedente en el Museo Talavera, fundado por el obispo monseñor Miguel Antonio Mejia, muerto y enterrado en la Catedral de Angostura y de quien los citadinos solían decir tenía tanto de general como de pastor de grey.

         El Museo Talavera fue fundado para celebrar dentro de un amplio programa de actos, el centenario de la bendición inaugural de la Catedral de Ciudad Bolívar (1841-1941).
         La Carta Pastoral explica el objeto del primer museo histórico que tuvo la ciudad: “…recoger restos de objetos y artefactos indígenas de la época precolombina, reliquias del tiempo colonial, particularmente en lo que se refiere al arte religioso, documentos, armas numismáticas, muebles y otras cosas importantes pertenecientes a nuestra gesta gloriosa y asimismo muestras ejemplares de los tres reinos de la naturaleza…”
         Se llamo Talavera en homenaje a Monseñor Mariano de Talavera y Garcés, quien fue administrador de la Diócesis de Guayana y cuya gestión estuvo fundamentalmente dirigida a terminar de construir la Catedral. En los brazos de Talavera cayó el Prócer Tomás de Heres la noche en que una mano artera disparó un arcabuz desde una de las ventanas de la fachada de su casa.
         Director de ese Museo fue el doctor José Gabriel Machado, padre de la escritora Luz Machado. José Gabriel Machado, para entonces Defensor Público de Presos, fue el organizador y alma de aquel Museo en la antigua casa de la Curia Diocesana de la calle Igualdad, donde hoy funciona el diario El Bolivarense, que luego de enajenado el inmueble fue transferido el Museo de la Casa de San Isidro a fines de la década de los años cincuenta, donde prácticamente fue saqueado. Apenas quedaron algunas piezas, entre ellas el Cristo del siglo diecisiete ante el cual oró el general Manuel Piar poco antes de ser pasado por las armas en la Plaza Mayor.
         De nada valieron los toques que a través de la prensa nacional daba Luz Machado desde Caracas para que la obra de su Padre no desapareciera como al final quedó definitivamente extinguida sin que se sepa hasta ahora en cuáles manos quedaron las numerosas piezas museísticas que allí se exhibían.
         Mucho antes del Museo Talavera, fundado en junio de 1941, el general José Manuel (Mocho) Hernández, Jefe Civil y Militar de Guayana en 1892, por decreto del 14 de octubre de ese año designó una comisión para la constitución del Museo Histórico de Guayana.
         Esta comisión integrada por Juan Avis, H. Natera, Andrés Montes, Jeneth Mathison, Luis Aristiguieta Grillet, Aurelio Battistini, Carlos Urban Taylor y Tomás Machado Siegart, no tuvo éxito en su cometido debido a la inestabilidad de los gobernantes de entonces.
         En vez del Museo Histórico surgieron muy posteriormente el Museo Etnográfico en la Cárcel Vieja, el Museo de Arte Moderno Jesús Soto, el Museo de Arte de Ciudad Bolívar en la Casa del Correo del Orinoco y el Museo Geológico y Minero de la UDO.
         El Museo Histórico de Guayana comenzó a ser una realidad en los años 90; gracias a la iniciativa del doctor Oswaldo de Sola, presidente de la Fundación Bicentenario de Simón Bolívar y a la vez coordinador de la comisión que desde el 17 de septiembre de 1991 trabajaba en pro del museo, cuya Acta-Estatuto de su creación fue protocolizado en junio de 1992.
         El Museo viene desde entonces funcionando como una Fundación privada, sin fines de lucro, personería jurídica y patrimonio propio, con el nombre de Fundación Museo Histórico de Guayana, según el acta y estatuto constitucional registrados el 19 de septiembre de 1992, en la Oficina Subalterna del Cuarto Circuito de Registro Público del Municipio Libertador del Distrito Federal.
         La Directiva del Museo la preside el Dr. Oswaldo de Sola, y está actualmente (2006) integrada además por  el Licenciado José Miguel Tagliafico, Licenciado Leopoldo Villalobos, Licenciado Américo Fernández, Doctor Juan José Arévalo, doctor Camilo Perfetti y doña Maloú Liccioni de Huncal
         El motivo por el cual la Fundación Bicentenario escogió a Ciudad Bolívar como sede del Museo Histórico de Guayana, reside en el hecho de que ella fue la capital de la antigua Provincia de Guayana, región que ha sido escenario de los más extraordinarios acontecimientos históricos, coloniales, republicanos y contemporáneos. La Guayana ofreció una base firme para la creación de la Tercera República. Aquí el Libertador escribió el Discurso de Angostura, uno de sus documentos políticos mejor inspirados; promulgó la constitución de la Gran Colombia y concibió su ambiciosa y exitosa Campaña del Sur.
         El objetivo del Museo consiste en presentar una visión integral de la historia de la Región Guayana, de manera didáctica y viva, mediante la exhibición de documentos, retratos, objetos, mapas, muebles de las diversas épocas, reunido a lo cotidiano y la celebración de las efemérides locales.
         Las actividades del Museo están orientadas hacia la localización permanente de materiales para el Museo como documentos, libros, objetos, muebles, mapas; organización física del Museo, vale decir, edificios, talleres, biblioteca, exhibidores, personal, y estimular otras actividades conexas, tales como investigaciones históricas, publicaciones de libros, organización de eventos culturales relacionados con la historia.
         El Museo Histórico de Guayana cuenta con las siguientes seis salas: 1) Época Prehispánica; 2) Descubrimiento, Exploraciones y Conquistas; 3) Poblamiento y Misiones; Expedición de Iturriaga, Angostura; 4) Independencia, Batalla de San Félix, Bolívar en Guayana, la Gran Colombia, Campaña del Sur; 5) Contemporáneo 1830-1950 hasta la creación de la CVG; 6) la Ciudad.
         Se inició con un aporte  de Bs. 500.000 de la Fundación Bicentenario y luego recibió 1.000.000 adicional. Parte de este dinero se invirtió en la adquisición mayoritaria de libros y otros bienes necesarios inmediatos. En el 2006 comenzó a recibir un aporte de 7 millones de bolívares de la Alcaldía del Municipio Heres para el sostenimiento de dos empleados.
         Aparte de esto han sido recolectados importantes documentos facsimilares y otros papeles, que cubren eventos históricos desde el Siglo XVI hasta contemporáneos, los cuales están debidamente archivados para su uso y exhibición oportuna; libros y colecciones de publicaciones periódicas de carácter histórico.
         Para la fecha, la biblioteca en formación cuenta con unos 2 mil ejemplares; 1332 fotografías de retratos de personajes históricos, de medallas, edificios y documentos significativos para los fines del Museo; donaciones de medallas conmemorativas de los señores Federico Mandiri, Ricardo de Sola y Oswaldo de Sola; monedas, insignias militares y objetos cerámicos indígenas recolectados en los Castillos de Guayana y donados por el Lic. J.M. Tagliafico. La señora María Teresa Leañez ha donado algunas piezas arqueológicas y el Dr. J.L. Salcedo Bastardo, 2 medallas conmemorativas del Bicentenario del natalicio del Libertador. Pero la donación más importante es la casa de la familia Aristiguieta (1870), entre las calles Libertad y Amor Patrio de Ciudad Bolívar. el hermoso inmueble de dos plantas, aunque en estado de ruina, fue donado por los descendientes de Miguel Isaías Aristiguieta, el cual comenzó a servir de sede una vez reconstruido y adaptado a la funcionalidad de la institución.  Fue inaugurado el 15 de febrero de 2000, luego de terminada su restauración a través de la Oficina del Centro Histórico de la ciudad para entonces bajo la dirección de la arquitecto Asiria Silva y dispone de na sala extensión en el Museo Ecológico de Puerto Ordaz.
         El Museo financió la excavación del sitio de la Forja Catalana del siglo XVIII ubicado en el Hato Santa Rosa, de la familia Lezama, cercano a la Misión de San Antonio del Caroní. La investigación arqueológica estuvo a cargo del Dr. Mario Sanoja, asistido por estudiantes de la UCV en las labores de campo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario